miércoles, 2 de abril de 2008

Olores, sudor, abuelas y mal humor!

El autobús… esa experiencia que día a día nos enriquece personalmente y nos forma en el arte de la modestia, el volver a los orígenes animales, el “tocacojonismo”… es imposible contar todas las anécdotas que una sola persona puede tener de ellos pero bueno, ya empecé el otro día y hoy cuento una sobre olores…

Gente que huele mal la hay básicamente por tres motivos:
1) Los guarros que no se duchan porque no quieren
2) Los que no pueden o aunque se duchen a los 10 minutos ya huelen mal
3) Relativismo

Sobre el primer punto pues que decir, no hay ninguna ley que les obligue y tan absurdo y cerdo puedes ver tu su falta de higiene como ellos la sobrehigiene de algunos y aun peor los olores artificiales de colonias y demás, cosa que nos lleva al puto 3… si he dicho puto, jajaja, que rebelde soy! Jajajaja! Tiembla abuelita!

Sobre el punto dos… es mi caso… xD alguna vez no me he podido duchar por problemas técnicos pero eso pasa poco y me refiero más al segundo punto… cuando uno es tan masho mashoso oigs masho como yo suda mucho para marcar territorio con las feromonas y como socialmente eso ya no esta bien visto pues…

Sobre el punto tres…

el olor básicamente nos sirve para poder determinar que es bueno y que no… cuando uno huele un filetón se le hace la boca agua pero si hueles ese mismo filetón a la semana cuando te lo has olvidado encima de la nevera (dudo que alguien se olvide un regalo así pero bueno) el olfato te dira “fus! Fuus! Tio! Para! Que te va a sentar chungo! Pero no ves que huele fatal? Para! Tira pal sofa y comete unas galletas!” Eso no siempre sirve porque por ejemplo el cabrales huele mal y que bueno esta rediox… o el gas ciudad no huele mal y por eso le añaden ese olor tan característico para que , una vez entrenado, sepas olerlo y activar alarmas mentales.
A que viene todo esto? Nada, es para parecer más culto que está de moda xD

La cosa es que por ejemplo, llamadme racista si os sale del ego, los morouuus que diría ese gran asesino, digo… demócrata del bigote, huelen (sin contar los puntos 1 y 2 xD) de forma notoriamente diferente y para la mayoría de gente de aquí huelen mal pero… alguien se ha preguntado como olemos nosotros para ellos? Porque en el bus vamos todos!



Yo en concreto como ya dije soy del punto dos… en referente al tres pues si, me huelen un poco raro los morouusss pero creo que ya mi cerebro lo ha entendido como un olor a aceptar más, sobretodo teniendo en cuenta que no lo eligen y que ellos deberán aceptar el nuestro y ya ni me doy cuenta… pero si tengo cierta rabia a los perfumes… sobretodo en sitios cerrados en verano y cuando se juntan dos o más diferentes…
Pero mientras yo acepto las diferentes opciones una vez estudiadas y analizadas la mayoría de gente no hace lo mismo y aunque la mayoría simplemente se quejan por dentro los hay que lo hacen por fuera y entonces ya……
(si alguien se las copia o se le han ocurrido también que me lo diga :P )

El autobús lleno, yo con mis cascos, como no, de pie por en medio del autobús y cogido a la barra superior con lo que el alerón queda descubierto y sus efluvios dispuestos a inspeccionar más allá de los pelos del sobaco... Un par de abuelas… (si es que casi siempre son abuelas… te dan la jubilación y el carné de tocacojones el mismo día…) comentando entre ellas, en voz alta, muy alta, como que lo escuche con la música puesta, y ladeando la cabeza señalándome con disimulo aunque era tan descarado que parecía que estaban en un concierto de metal… para que lo escuchara y viera mucha gente… ese estilo peculiar que tienen las abuelas y los niños para gritar algo pareciendo que le hablen solo al compañero pero para que lo escuchen las mamis y les hagan caso… “Que mal huele aquí! Estos jóvenes cada día más sucios y maleducados”… eso que no te crees que puedan decir eso para ofenderte y crees que has entendido mal… Apago la música sin quitarme los auriculares sin que se notara y las señoras en vista de que no reaccionaba otra vez el mismo comentario…esta vez si, me quito los auriculares y las miro, se callan, claro.
-Señoras, tienen ustedes algún problema a parte de los evidentes?
-No nada, que vamos apretadísimas y aquí hay guarros que no se duchan y nos molesta.
-Marquesas mías, el olor a sudor suele indicar que la gente ha estado trabajando y pagando impuestos para que gente como usted que huele claramente a ganas de volver a ver a sus difuntos pueda colapsar los servicios médicos y de trasporte en hora punta. (risas y asombros de la gente del bus más cercana y cabreo de las abuelitas)
-Eres un maleducado! No te han enseñado a hablar a los mayores con respeto? Esto con Franco no pasaba
(aquí ya… argumento de peso xD)
-Claro, el olía igual que vosotras seguro pero tranquilas que pronto le veréis.
(me puse los cascos y me giré)


Otro caso que no tiene que ver con el olor corporal en este aspecto pero si con el olor que sale del cuerpo fue una vez que el bus iba muy apretado y en una curva mientras el conductor demostraba ser un viciado al gran turismo una chica joven al putoncillo estilo Britney Spears no pudo aguantarse bien y me clavo el codo en la tripa a lo que mi tripa respondió, para aliviar la presión ejercida, con un sonoro pedo corto… Incluso un desvergonzado como yo sintió por una breve fracción de segundo vergüenza pero bueno, ha sido un accidente y tampoco ha sido para tanto, que vamos a hacerle… Pues no, la miss putoncillo 30 euros se pone roja y simplemente añade “Puaj! Eres un cerdo!” … uish… las malas maneras…. Si la tía hubiera sido simpática y en vez del silencio o una bordaría me hubiera hecho un comentario graciosillo me habría sonrojado y hasta me habría hecho gracia pero de malas maneras… no, no…. Eso si que no… es que no… así que busca respuesta y… “no, un cerdo no soy, soy una mofeta y cuando algo tan asqueroso como tu me toca me protejo así ”

La verdad es que con las putoncillos alguna frase que he utilizado alguna vez y que las deja sin palabras aunque la mayoría de veces te empezaran a gritar es la de “lo siento, no tengo dinero pero cuando cobre me reservo los primeros 60 euros para ti”

De todos modos un amigo que sabe de leyes me dijo que debo evitar los comentarios que puedan estar protegidos por leyes discriminatorias positivas… Es decir, si te pasa algo con una persona de otra raza (da igual si es inmigrante o no) puedes cagarte en el, en sus muertos, puedes hasta amenazarle de muerte o incluso agredirle (leve y sin premeditación), pero ni se te ocurra comentar algo de su raza porque entonces la ley deja de ignorarlo y te cae un buen paquete… con las mujeres pues lo mismo, lo que quieras menos agredirlas o cualquier comentario que pueda sonar machista.

Hasta otro post pues… y ducharos joder! Que si riegan los campos de golf no vamos a ahorrar nosotros agua en duchas!

2 comentarios:

aLmu dijo...

pete peteeeee xDD
mmmm... q decir yo de los olores.. xDD ya hablé en su momento en otra web de ello pero sobre los olores en el metro (no sé si t acordarás xD). Y sí, hay gente pa to.. es verda que hay peña que tiene el sudor mu fuerte y q aunque se duchen, a la mínima ya huelen, pero los hay q no saben de la existencia del agua y el jabón y lo que es peor, se piensan que echándose desodorante/colonia y/o variantes encima de la mierda, ya lo arreglan... y NO xD del olor corporal del los moros y tal me abstengo de opinar, podría resultar hiriente xDDDDDDDDDD A las iaias, decirles que dejen de echarse esa colonia típica del todo a cien metia en ese botecito de los años de maria castaña que todo iai@ tiene (porque? yo tb lo tendré? o_O xDDD)
Y na, resumiendo... duchense señores, basta ya de pestilencias ¬¬ xDD

roro dijo...

Este tío vive dos vidas paralelas, lo que ocurre y lo que le gusta que hubiera ocurrido. Aparentemente su existencia anodina la ha complementado con esta especie de Humphrey Bogart de autobús que va soltando sus píldoras de sabiduría cínica...eso sí, conociendo sus limitaciones y lo ridículo que resultaría si fuera obvio, le da un barniz proletario y Pepe Carballesco al asunto. Y mientras, espera que el mundo se fije por fin en él y que le den el reconocimiento que se merece. Otro pringao