sábado, 12 de julio de 2008

Las rebajas

Odio comprar, en especial comprar ropa... Soy un tio sencillo que tiene un buen par de pantalones, 5 o 6 camisetas decatlhon, unas bambas y arreando... no entiendo la necesidad que tiene la gente por tener más ropa que días tiene un mes ¿es que no podeis poner una labadora el fin de semana? Pero nada, es eso que se llama consumismo y que seguro que yo tengo en algún otro tema aunque ahora no caigo...


El otro día acompañé a las rebajas a mi pareja (lo que se hace por amor...) y para colmo en lo que se conoce como "el portal del ángel" que sin ser un gran poeta y coincidiendo seguro con los pensamientos de muchos hombres debería ser "el portal de satanás" porque si no hay una fuerza maléfica que obligue a la gente a ser así no se explicarlo.

Vas bajando y las tiendas parecen ser discotecas: seguratas en la puerta cacheando a la gente al entrar y al salir, la música que se oye desde la salida del metro, los empujones, las peleas por ser el primero en ser atendido, las chicas vestidas a lo putas, colas y más colas, calor... definitivamente la gente es tonta.

Lo más curioso es la distribución de tópicos y es que aunque pretendan esa igualdad de sexos... no somos iguales... los chicos fuera de las tiendas cigarro o móvil en mano esperando a que salga la chica que con las bolsas en una mano te acercan la otra para recogerte de dónde este sentado o esperando cual perro abandonado en una perrera en busca de un hogar.

Es díficil que una chica vuelva a casa sin haber consumido pero la relación tiendas visitadas / cosas compradas no deja de ser sorprendentemente baja y no hay mejor resumen que la frase que escuchamos por ahi de un tio que iba arrastrandose al lado de su pareja y enfadado le decía "pero no querías comprarte no se que? solo estamos paseando por tiendas!"


En fin, hace años que no uso pantalones cortos pero como me voy de viaje a un sitio muy caluroso no me queda más remedio así que esta tarde iremos al corte inglés a por ellos y a Tomás nuestro señor pido que no convierta unas compras en un concierto de un grupo que odio.

2 comentarios:

Digno dijo...

Que bueno! No te falta razón, yo también creo que ir a las tiendas de ropa de chica es como ir a la discoteca, la única diferencia es que de beber sólo hay una fuente de agua en lugar de alcohol.

La vida es consumismo! Amancio Ortega debe estar contento con sus discotecas.

aLmu dijo...

merci x acompañarme xDD****
pero no seas tan kejica anda que pudo haber sio peor.... jojojojojo xDDDDDDDDDDDD